Translate

Monday, February 14, 2005

Courageous Valley Student is Protesting Having to take the TAKS exam

Note: This courageous protest is by an 11-year old boy and son of one of our graduates, Dr. Francisco Guajardo, who lives in south Texas. He’s saying that he wants to change the way that children learn. “We should be preparing them for life, instead of TAKS,” he says below in Spanish. Macario, the son, will also be on the abc affiliate tonight on the five o'clock news as part of a two part series on his protest of the TAKS.


http://www.diariosrumbo.com/
-------------

14 de Febrero de 2005

A Debate Utilidad de TAKS Para una Buena Educación

BY DAVID ROBLEDO

Unos defienden al TAKS como la única vía de asegurar el aprendizaje, otros dicen que le resta importancia a los niños
edinburg — Por primera vez desde su puesta en marcha en la primavera de 2003, la Evaluación de Conocimiento y Habilidades de Texas, mejor conocida como TAKS, encontró la oposición abierta de un estudiante.
Macario Guajardo, de 11 años, estudiante de quinto grado, se niega a presentar el TAKS como protesta contra la forma en la que se desalienta el aprendizaje del arte y la cultura y se presiona constantemente a maestros y estudiantes para aprobar los exámenes.
"Quiero cambiar la manera como aprenden los niños. Debemos estar preparándonos para la vida en vez de para el TAKS", dijo Guajardo. Aseguró que no tomará el TAKS la próxima semana.
En entrevistas por separado, los padres del niño y las autoridades del Distrito Escolar de Edinburg coincidieron en que tiene todo el derecho a protestar.
Presión constante
La comisión del TAKS infringe la ley del estado que exige a todos los estudiantes tomar la prueba. Quien no la tome no puede pasar al siguiente nivel, aunque haya logrado buenas calificaciones, dijo DeEtta Culbertson, portavoz de la Agencia de la Educación de Texas (TEA).
La prueba TAKS evalúa los conocimientos de los alumnos para determinar si se ha cumplido el currículo, y también califica a las escuelas y distritos por el rendimiento de esos alumnos, desde inaceptable hasta ejemplar. Para la TEA, las pruebas estandardizadas tienen por fin que los alumnos aprendan, no que deserten.
Mientras los alumnos deben tomar el examen y ajustarse a él para avanzar al año siguiente, los maestros y los administradores sienten otra clase de presión pues, de manera indirecta, del resultado en el TAKS puede depender su futuro profesional.
Los distritos escolares aumentan los salarios de supervisores y administradores de escuelas con altas calificaciones en las pruebas estandardizadas, y despiden a los otros, explicó Ángela Valenzuela, profesora de Pedagogía en la Universidad de Texas en Austin y autora del libro Leaving Our Children Behind: How 'Texas-Style' Education Fails Latino Youth.
Las escuelas con bajas calificaciones en el TAKS también pueden verse desfavorecidas con la posibilidad de que sus estudiantes se vayan a otras escuelas y, por lo tanto, el financiamiento que reciban sea menor.
Los estudiantes con bajas calificaciones se convierten así en una carga que amenaza las finanzas de los educadores.
El resultado de los temores y el estigma vinculado a no aprobar el TAKS es que los estudiantes se retiran de la escuela, explicó Valenzuela.
Macario dice que él y todos estudiantes siente ese presión.
"Los maestros tratan de asustarnos para salir bien el TAKS. Ellos deben estar alentándonos, no tratando de asustarnos", dijo.
Para Guajardo, y para cada vez más educadores, las pruebas estandardizadas han ido demasiado lejos.
Los clases extraordinarias, los sábados y en el verano le han quitado toda diversión a la escuela. Evitar que la escuela repruebe a toda costa el TAKS parece haberse convertido en un fin en sí mismo.

Riesgo latente

Los estudiantes que no aprueban el TAKS, tienen altas probabilidades de desertar, según una investigación independiente del Intercultural Development Research Association (IDRA).
En el caso de los que reprueban dos veces, la cifra es más alta.
Eso demuestra que el TAKS no es lo mejor para los estudiantes, dijo Valenzuela.
"Lo que Macario está haciendo es muy bravo. ", dijo Louisa Acosta, maestra de Muscota New School en Nueva York, que se opone a la concentración en las pruebas estandarizadas.
"Sus acciones están llegando al punto mejor que nadie, explicando por qué el examen no lo ayuda a cumplir sus propios objetivos y crea interrogantes sobre la falta de respuesta del gobierno frente a los asuntos reales que enfrenta la comunidad", dijo Acosta.
Guajardo opina exactamente lo que los expertos han concluido después de años de investigación.
"En la escuela la podríamos pasar mucho mejor", dijo.
Texas está en el sendero equivocado, dijo Guajardo, porque los estudiantes sufren las consecuencias de querer imponer que la aprobación de los exámenes sean el único sentido del aprendizaje.

¿Una prueba contraproducente?
Los alumnos que no aprueban el TAKS suelen desertar, dice IDRA.
Los alumnos que reprueban el TAKS una vez tienen más probabilidades de desertar, según el IDRA.
Y si lo reprueban dos veces, la probabilidad es aún mayor, según el IDRA.
La TEA asegura que deserta sólo 1% de los estudiantes del Valle.
Más de 200 escuelas están en un nivel ejemplar, en comparación con 6 en 1994, según la TEA.
Aunque mejoran las calificaciones del TAKS, los resultados en las pruebas de admisión en las universidades de Texas están bajando.

Copyright 2004 RUMBO

2 comments:

  1. The quote from the Old Testament psalm “Out of the mouth of babes...” captures my reaction to the words of Macario. Missing from our debate on “accountability” is the voice of the students. I conducted a very informal and small survey of students (5) after I read this article. All five students stated unequivocally that they hated school. One of the students that I questioned is an articulate, bright girl held back in second grade. Was she retained because they were afraid she couldn’t pass the TAKS in third grade? Her mother said that this was implied, although never explicitly stated. Research reveals that this child could become a dropout statistic because of this experience. Three of my survey students were boys in middle school and high school. They stated that they were in school for the sports and they were tired of all the talk about TAKS. The last student I surveyed was a high school student. She had an interesting story to tell. When she started her AP English class, the teacher told the class to forget everything they had been taught about writing because that was only for the TAKS. They were now going to learn how writing was really to be done. This student, having a social conscience, was worried about others that were not taking an AP English class. How were they going to learn the skills necessary to “really” write if they only know how to write for the TAKS test?

    Of course, there have always been students who hated school. Has that number risen in the last few years with high stakes testing? Is it impacting learning? Macario seems to think so. Alfie Kohn connects affect with achievement in his article in Education Week, 9/15/2004. He states, “Numerous studies have demonstrated how interest drives achievement-ongoing interest in a general topic more than transient interest in a specific activity, and excited interest more than the casual, mild kind.” Kohn wonders how schools have become joyless places. He decries “That so few children seem to take pleasure from what they’re doing on a given weekday morning, that the default emotional state in classrooms seems to alternate between anxiety and boredom, doesn’t even alarm us.”

    Macario is only one child. The voices of other children need to be heard on this issue of high stakes testing.

    ReplyDelete
  2. Like Linda I am pleased to see students, themselves, entering the debate. Insteadd of being the object of the argument, Macario has given himself a voice through his actions.
    I am disappointed that an elementary student was the first to exercise his right to protest. I would have expected a high school senior to have been the first. Perhaps the compliance we see from older students is only a sign of effective brainwashing. I know I never questioned the TAAS test until I got into college.

    ReplyDelete